El burro sufre en el Peropalo, y es víctima de trato “antinatural”

Un año más, un asno, convidado a la fuerza, ha sido obligado a padecer el maltrato de la “carrera de elecciones”.

El recorrido por las calles de Villanueva de la Vera ha durado una hora, durante la cual, un jinete ebrio montaba sobre un asno que cayó al suelo al menos en tres ocasiones, mientras eran rodeados por una piña de participantes que trataban de impedir que fuera grabado por las cámaras, una vez han reconocido a los voluntarios de stop peropalo.

Peropalo 2011

El asno en medio de los participantes


Todo empezaba poco antes de las diez de la mañana, cuando el asno llegaba a las inmediaciones del Polideportivo desde su cuadra con la destacada ausencia del veterinario oficial de la Consejería de Agricultura y la presencia de una unidad del Seprona. De allí sería conducido hasta las inmediaciones del Ayuntamiento para que fuera montado por un jinete y llevado a empujones por las angostas calles de Villanueva de la Vera en un recorrido accidentado donde el burro fue sometido a un trato cruel y antinatural que incluye varias caídas y la monta de una “jinete” extra sobre el cuello del atemorizado animal que, incluso, fue forzado a sentarse sobre la grupa para mayor regocijo de los participantes.

El asno, ha sido zarandeado durante todo el recorrido, desde ambos lados, dada la presión que sobre el animal provocaban los estrechamientos del recorrido y la multidud de festeros congregados. Igualmente el burro ha sido empujado desde sus traseros, cada vez que se ha “negado a caminar” y ha abandonado la plaza, al finalizar la “fiesta” literalmente arrastrado por los burreros y empapado en sudor.

El ruido era ensordecedor, como atestiguan los activistas de defensa animal presentes en esta “fiesta”, con continuos disparos de salvas a escasos metros del asustado asno. Hay que tener en cuenta que el asno tiene un oído extremadamente sensible y un estruendo así puede causarle dolor. Los supuestos “protectores” del asno, que según el Ayuntamiento velan por el asno rodeándolo durante el “paseo”, apuraban sus bebidas alcohólicas minutos antes de que el asno llegase al pueblo.

Finalmente, al cabo de una hora de recorrido el asno era devuelto a su establo tras un somero reconocimiento por parte del veterinario oficial.

Es lamentable que, casi nueve años después de la aprobación de la Ley 5/2002 de Protección de los Animales en la Comunidad de Extremadura, aún tengamos que seguir siendo testigos de estas prácticas y que la Junta de Extremadura no haya sancionado ejemplarmente al Ayuntamiento de este municipio por mantener y apoyar esta celebración.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Denuncia. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El burro sufre en el Peropalo, y es víctima de trato “antinatural”

  1. Pingback: De nuevo, el Peropalo con un burrito sufriendo

  2. cofradia de los burreros dijo:

    El comentario de Iván Salvia aunque está relatado de forma despectiva esta vez se ajusta un poco más a la realidad y ha preferido omitir algunas de las mentiras con las que suele adornar sus crónicas.

    La lista de atrocidades que relata son:

    Que una chica montó en el burro a la vez que el burrero.
    Que se le empuja cuando se niega que ande.
    Supuesto dolor en los oídos producido por las salvas de escopeta.

    La verdad es que debería sonrojarse cada vez que denuncie estos actos como tortura pero, su actitud es muy irresponsable pues hace que muchos de sus seguidores se lancen a insultar sin ton ni son en foros públicos, desconocedores de la realidad.

    La política oficial es la de invitar a las organizaciones animalistas a grabar y elaborar sus informes, aunque estos se hagan como el presente de forma ofensiva. Les vimos con blusón y sombrero muertos de miedo, confundiendo la alegría desbordante con la agresividad que denuncian. A pesar de ello les seguiremos invitando los próximos años, porque no tenemos nada que ocultar. Ya se cansarán, como hicieron todas las organizaciones que les precedieron, incluso la Inquisición.

Los comentarios están cerrados.